Compartir

O’Higgins se despidió con una goleada por 4 a 0 frente a Audax Italiano en el último partido jugado por el Torneo Scotiabank 2018 y en el que se jugaba la opción de clasificar a Copa Sudamericana 2019 pero en el que dependía también de lo que hicieran otros rivales.

La ocasión fue muy emotiva porque aparte de ser un partido de definición, su máximo goleador Pablo Ignacio Calandria se despedía del futbol profesional y lo hacía con la presencia de su familia que viajó especialmente desde Argentina a ser testigos de esto.

El primer tiempo del partido no fue de grandes llegadas al arco. Audax Italiano se replegó prácticamente los 45’ iniciales y O’Higgins no encontró la forma de llegar al gol.

En la segunda fracción se le abrió el partido a favor a O’Higgins que comenzó avisando a través de Maxi Salas en una jugada clara de gol. A los 63’ llegó el minuto deseado ya que después de un centro de Fernández, el goleador Mazzola con un certero golpe de cabeza abrió la cuenta para los celestes.

A los 69’, Matías Vera puso el 2 a 0 en lo que vendría a ser un premio por su constancia y destacada participación en la temporada.

Minutos más tarde y luego de la entrada al campo de juego de Pablo Calandria, Maxi Salas puso el 3 a 0 y O’Higgins comenzaba a soñar ya que Unión Española no lograba empatar en Santiago frente a U La Calera, a esa hora perdía 1 a 0.

La lápida la puso el amigo del gol celeste, ya que desde los 12 pasos hizo estallar al estadio para colocar las cifras en un 4 a 0 rotundo pero que en definitiva no le alcanzó ya que llegaba la noticia desde Santiago que los rojos del Santa Laura habían logrado el empate a 1 y que la diferencia de gol le terminaba perjudicando a O’Higgins.